Marbella dispone de zonas con calidad ambiental “muy alta y alta”

El equipo redactor del Documento Inicial Estratégico (DIE) del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella ha detectado, durante la elaboración del documento, que el municipio tiene “todavía” varias áreas con mucha riqueza medioambiental y que la mayoría del término presenta “valores moderados”.

Marbella, 14 de noviembre de 2020.- La elaboración del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella refleja “bastantes y variados hábitats de interés comunitario, conforme a la Red Natura 2000” en la localidad marbellí. Así lo ha manifestado Cristóbal Ruiz, representante de IBERMAD, la consultora que, en UTE con Buró4, ha elaborado el Documento Inicial Estratégico del Plan marbellí, durante una jornada virtual por videoconferencia organizada ayer por FYDU el Ayuntamiento de Marbella sobre la Evaluación Ambiental Estratégica y el DIE. En la exposición, Ruiz y su compañero Juan José Caro, han explicado que “la mayoría” esos hábitats “están asociados” a Sierra Blanca. También los hay en la zona este del municipio, en el distrito de Las Chapas, que además están protegidos por la Ley de Montes al haberse producido muchos incendios forestales, según ha subrayado Caro.

Ruiz ha abundado en el mismo sentido que la situación geográfica de Marbella, “entre la sierra y el mar, le da recursos paisajísticos y climáticos asociados al litoral que son fundamentales”. Sin embargo el DIE, que marca las posibilidades de crecimiento del municipio, dibuja “un escenario un poco catastrófico de aquí a final de siglo” en Marbella, ha advertido Ruiz en cuanto a las previsiones sobre el cambio climático, que son un elemento principal en el documento.

Por su parte, Caro, que se ha centrado más en las fases de la elaboración del PGOU en las que interviene el componente medioambiental, ha indicado que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio “se va a posicionar muy rápido sobre los contenidos ambientales” del Plan, “se va a posicionar con un borrador del Plan, el avance, y sobre el DIE que acompaña a ese borrador”. Terminará esa primera intervención emitiendo un documento de alcance de estudio ambiental estratégico” que es “de vital importancia” para el futuro PGOU porque “en él se asientan bases sobre lo que hay que estudiar y los aspectos en los que debemos profundizar”.

Al respecto del tiempo que tarda la Consejería, el director general de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, José María Morente, ha lamentado que haya tramitaciones “como en el caso de Andalucía, que han tardado 19 años” y calificó de “rocambolesco” que los Planes “se sometan a 140 informes sectoriales”. Ha reconocido sin embargo que “el tema ambiental” debe ser “prevalente y tratarse al principio” pero es “un bodrio” cómo se ha “traspuesto a España la directiva europea”, porque “el órgano ambiental no puede ser el que más decida”.

La Consejería de Medio Ambiente está “saturadísima” de informes, ha dicho Morente; “está tardando hasta 16 meses” en admitir a trámite el Documento Inicial Estratégico, aunque en el caso de Marbella “ha tardado relativamente poco”. Ha añadido en este sentido que “estamos celebrando que haya sido ‘rápido’ cuando ha empleado más de los 20 días que como máximo debería tardar”.

Volviendo al contenido del DIE, Caro ha explicado que ahora ha lugar a presentar alternativas al principio del proceso y no al final como había ocurrido hasta el momento. Son “embrionarias y no hay que darlas por definitiva” ha matizado, “porque será durante el proceso cuando vayan evolucionando” para “evaluarlas adecuadamente”. Están basadas en hasta una decena de normas, entre europeas y españolas, si bien hay tres que tienen más peso: el Texto Refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana de 2015, el POTA y la Ley de Evaluación Ambiental de 2013.

Caro ha hecho un extenso análisis de las alternativas presentadas, y ha hecho hincapié en la “Alternativa 0” que tiene “trascendencia jurídica y procesal” porque “es obligatoria” y en algunas ocasiones no se incluye en el documento, lo que da lugar a anulaciones, impugnaciones o retrasos innecesarios. La “Alternativa 0” es, según ha aclarado, plantear el futuro de la localidad, en este caso Marbella, si no se aprueba un nuevo Plan y la ciudad se tiene que seguir rigiendo por el PGOU de 1986.

A ese respecto, Caro ha apuntado los “efectos negativos ambientales” del PGOU de 1986 porque “no se sometió a estudio ambiental alguno” al ser anterior a la obligatoriedad de esa norma. Además “está desactualizado”: en ese año había en Marbella 74.800 habitantes y ahora (censo de 2019) hay 143.400. Tampoco deja “mejorar la calidad de vida”. El Plan de 1986 conlleva, ha añadido, un “consumo de recursos naturales sin control y un modelo de movilidad insostenible con el vehículo privado como transporte principal”.

Hay cuatro alternativas más -la 1, la 2.1, la 2.2 y la 2.3- conforme al incremento de la “huella urbana” en “los centros” de la ciudad, el uso de medios de transporte públicos colectivos o la existencia de hábitats de interés comunitario en la zona este del municipio, entre otros parámetros.

Novedad en el caso de Marbella

La tramitación del nuevo PGOU de Marbella incluye una novedad en materia de participación que Morente ha indicado en el seno de su intervención. El director general de Urbanismo del Ayuntamiento marbellí ha explicado que las propuestas de los ciudadanos “se están estudiando antes de que se apruebe inicialmente el Plan” lo que ha calificado de “interesante” porque “una vez que el documento está elaborado, siempre es más complicado hacer los cambios”.

Morente ha avanzado por último que “en enero o febrero estará el documento de alcance del estudio ambiental estratégico, se llevará a Pleno, para la valoración del avance y se seguirán analizando las propuestas previas que se están presentando ahora”.

-Alejandro Criado 20/11/2020